El Modelo educativo de Cantabria se compromete de manera explícita con la mejora constante de la educación, facilitando el éxito educativo de todo el alumnado. El reto es asegurar que la universalización de la educación vaya unida a la generalización de las posibilidades de éxito educativo para todo el alumnado.

El Modelo de Atención a la Diversidad puesto en marcha por esta Consejería de Educación es el núcleo y el marco de referencia de nuestra actuación educativa, en él se dice que:  “Es responsabilidad de las diferentes administraciones equiparar oportunidades, es decir, ofrecer los recursos necesarios para que todo el alumnado, independientemente de sus circunstancias personales, sociales, culturales, étnicas o cualquier otra, logre el desarrollo integral de todas sus potencialidades y forme parte de esta sociedad en continua transformación.”

Para el logro de todo ello, es indudable la responsabilidad de la Administración educativa en la previsión de los recursos necesarios, tanto humanos como materiales, y a este respecto la Consejería está realizando esfuerzos importantes por aumentarlos (creación de centros, obras, dotación de recursos informativos, aumento significativo del número de profesores/as…)

La consecución del éxito educativo esta relacionado con tres objetivos estratégicos (Consejo Europeo de Estocolmo 2001):

  • Calidad
  • Accesibilidad
  • Flexibilidad


Para el logro de estos tres objetivos, siguiendo el Modelo de Atención a la Diversidad de la Consejería de Educación, “procurar una atención personalizada que fomente la integración de todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas y que prevenga o, en su caso, compense los procesos de exclusión social que sufre una parte de la población en esta sociedad de la información.”

El Programa de Refuerzo en Educación Primaria pretende ofrecer en el entorno de la escuela recursos y acciones adicionales, que los alumnos y alumnas no encuentran siempre en su entorno familiar y social, y que los niños y jóvenes necesitan para conseguir el éxito educativo; manteniendo la continuidad del acto educativo y buscando la coherencia entre las actividades escolares y las propias acciones de acompañamiento.