En las últimas décadas distintos organismos internacionales (especialmente la OCDE y la Unión Europea) desarrollan evaluaciones de la educación, cuya finalidad es proporcionar información sobre el grado de consecución de los objetivos educativos del contexto internacional, así como evaluar el cumplimiento de los compromisos educativos contraídos por sus distintos países miembros.

España, de acuerdo con lo recogido en la LOE, participa en estas evaluaciones en un marco de colaboración entre las Administraciones educativas, el Ministerio de Educación a través del Instituto de Evaluación, y los organismos internacionales responsables de las mismas.