El Plan de Formación Permanente del Profesorado que les presentamos para el curso 2012-2013 forma parte del itinerario para la nueva legislatura que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte impulsa con el fin de propiciar que el sistema educativo de Cantabria avance en calidad y eficiencia. Un itinerario que se inició el año pasado y que tiene sus principales pilares en el aprendizaje temprano del inglés, la competencia digital de alumnos y profesores, o el fomento de la autonomía responsable de los centros.

Somos muy conscientes de que la complejidad del tiempo que nos ha tocado vivir demanda un perfil docente adaptado a las nuevas situaciones y contextos; desde el dominio de las TIC para poner la tecnología al servicio de la tarea educativa, hasta las competencias más personales derivadas del trabajo en equipo o las habilidades sociales.

En este marco de actuación los asesores de formación tendrán la capacidad de reconvertirse en función de las necesidades del sistema educativo y de las propias de la formación del profesorado.

El nuevo Plan incide en las modalidades de formación en centros, a través de seminarios y grupos de trabajo, o bien de modalidades mixtas cuando las necesidades así lo requieran. En él se recogen las demandas de necesidades formativas expresadas por los propios centros.

Se definen así hasta siete líneas de formación docente. Una de ellas pone el énfasis en la atención a la diversidad
desde el enfoque de la educación socio-emocional, aspecto este auspiciado a través de la colaboración entre la Consejería y la Universidad de Cantabria. Otras dos líneas de formación son transversales y vertebran la adquisición de los objetivos de todas las demás; me refiero al fortalecimiento de las lenguas extranjeras y programas europeos, y a la competencia digital. Algunas de las restantes ya han sido aquí nombradas, como la autonomía de los centros, basada en el liderazgo pedagógico de los equipos directivos, mientras que otras constituyen prioridades absolutas de esta Administración educativa, comprometida con una Formación Profesional más cercana y atenta al mundo laboral, profesional y empresarial. Hemos dejado para el final otros ámbitos de actuación, como el que incorpora la formación en la competencia en comunicación lingüística, uno de los déficits que arrastra el sistema educativo, o la necesaria atención a la educación para la salud dentro del proyecto integral del centro como un factor de bienestar para la comunidad educativa.

No quiero terminar sin hacer llegar mi agradecimiento a todos los docentes por vuestro trabajo e implicación.


Miguel Ángel Serna Oliveira

Consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria