Consciente de la importancia que tiene la Educación Infantil tanto desde el punto de vista educativo como social, la Consejería de Educación ha procedido a la implantación progresiva de unidades destinadas al alumnado de dos años en los centros públicos de Educación Infantil y/o Primaria de la región, ofreciendo una educación temprana de calidad que garantice la igualdad de oportunidades, proporcione una respuesta adecuada a las necesidades de los niños y niñas y a las demandas de la familia  y logre  el pleno desarrollo de las capacidades y potencialidades del alumnado, contribuyendo a la mejor formación integral de los individuos.

Para la puesta en funcionamiento de estas aulas, con una ratio de 18 niños, se ha optado por un modelo flexible, innovador, complementario y de colaboración con las corporaciones locales, en el que la Consejería de Educación se responsabiliza de la atención educativa de los niños y niñas en los periodos lectivos, con la presencia de un maestro o maestra de Ed. Infantil en cada aula, y la colaboración de los municipios posibilita que el personal auxiliar ofrezca además del apoyo en el horario lectivo, un servicio complementario de atención, que se concreta en un horario flexible, que se amplia en las horas previas y posteriores al horario lectivo, así como en horario de comedor. En la actualidad observamos que conviven profesionales con diferentes titulaciones, maestros especialistas en educación Infantil y Técnicos Superiores en Educación Infantil.