Siete profesores del centro pusieron punto final al curso escolar recorriendo las tres etapas del Camino

 

071717 decroly camino lebaniego

Siete profesores del centro de Formación Profesional Decroly, de Santander, decidieron poner punto y final al curso 2016-2017 mediante una convivencia de tres días recorriendo las tres etapas del Camino Lebaniego, los días 7, 8 y 9 de julio, hasta llegar a Santo Toribio de Liébana, cruzar la Puerta del Perdón y así ganar el Jubileo.

El principal objetivo de esta determinación consistió en protagonizar una apuesta personal, de carácter cultural y social más allá de los retos cotidianos de su tarea profesional como docentes. Querían liberar tensiones, propias de un intenso trabajo durante el curso escolar y reforzar, a su vez, la empatía y el espíritu colaborativo entre unos compañeros que ya forman un equipo fuertemente cohesionado.

Para ese propósito eligieron una actividad que conciliara el esfuerzo físico, el contacto con la naturaleza y la visita de lugares de interés en pueblos y villas de Cantabria. Y qué mejor decisión para conseguirlo que realizar una marcha de tres días en torno al Camino Lebaniego, una ruta declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2015.

La experiencia comenzó en San Vicente de la Barquera, el viernes día 7. La expedición decroliana, compuesta por las profesoras Ana Agüero, Ana Cabello, María Peña, Merche Castanedo, Miriam Gandarillas, Nieves Marlasca y el profesor Sergio Ibáñez, se unió a otro grupo de 33 ilusionados transeúntes de procedencia muy diversa. Daba así comienzo la aventura de hacer el Camino Lebaniego, una ruta de peregrinación enmarcada en el programa ‘Marchas Turístico-Culturales 2017’, promovido por la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria. En el recorrido ha participado el coordinador de estos eventos, gerente de la empresa Scapha, Gonzalo García Gómez, que ha guiado eficazmente a todo el grupo durante los tres días.

Etapa 1. San Vicente de la Barquera – Cades

En esa pintoresca villa marinera, todos juntos, un total de cuarenta personas, iniciaron una larga jornada en la que recorrieron 28,5 kilómetros hasta llegar a Cades, localidad del municipio de Herrerías, en el Valle del Nansa, lugar en el que finaliza la primera etapa. El esfuerzo y cansancio físico acumulados no mermó un ápice su satisfacción por alcanzar la meta señalada.

Los peregrinos decrolianos y de allende sus fronteras disfrutaron de una marcha plagada de anécdotas. Su aventura transcurrió por pueblos tan singulares como Abanillas, Serdio o Muñorrodero. Desde este último, todos juntos, cogieron la senda fluvial del Nansa, dirección Caminajes, y desde allí hasta finalizar en Cades. Pernoctaron en Puentenansa.

Etapa 2. Cades – Cabañes

El sábado día 8 iniciaron la segunda etapa desde la localidad de Lafuente, en el valle de Lamasón, para pasar por Cicera y cruzar el monte hasta Lebeña, en el desfiladero de la Hermida. Después de comer, completaron los duros kilómetros restantes hasta Cabañes, en Cillorigo de Liébana, donde finaliza esta larga jornada de 18,5 kilómetros de recorrido y aventura. Pasaron la noche en Ojedo.

Etapa 3. Cabañes – Santo Toribio de Liébana

Desde Ojedo se trasladaron en autobús hasta Cabañes a la mañana siguiente. Allí comenzaba la tercera y definitiva etapa del Camino. El recorrido, más corto que los anteriores, 13,7 kilómetros, se caracterizó por las altas temperaturas que afectaron de lleno a los peregrinos. El trayecto terminó en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde los participantes en la caminata pudieron pasar por la Puerta del Perdón y así ganar el Jubileo.

La Lebaniega, documento que acredita que has hecho el Camino Lebaniego hasta Santo Toribio de Liébana, fue entregada a los peregrinos de Decroly en el Monasterio por Marga Pereda, conocida periodista y exalumna del centro.

Para finalizar esta jornada de domingo, familiares y compañeros de Decroly se acercaron a Potes para acompañarles en una comida típica lebaniega en Casa Cayo.

"Extraordinaria experiencia"

Ha sido una "extraordinaria experiencia", valorada muy positivamente por los participantes que han disfrutado de tres días de convivencia en una fantástica actividad al aire libre.

En fin, objetivo cumplido. Los múltiples avatares del curso 2016-2017 terminan para estos siete profesores de una manera tan especial. Esta aventura, concluida la convivencia, realizado el Camino Lebaniego y ganado el Jubileo, ha fortalecido tanto sus lazos profesionales como sus relaciones personales. A partir del lunes día 10 comenzaron sus merecidas vacaciones.

Para el próximo curso escolar 2017-2018 el equipo directivo de Decroly propondrá al colectivo de alumnos y profesores realizar el Camino Lebaniego. Esta actividad se sitúa en el marco de las actividades extraescolares a programar en el contexto de los períodos no lectivos comprendidos entre el 30 de octubre y 3 de noviembre o bien en otros previstos en el Calendario Escolar del Curso 2017/2018.

Acceso a la web del Centro en el directorio de Educantabria